Ulcera Venosa: Origen y Tratamiento

La mayor lista de espera en los servicios de cirugía son las várices, que están muy relacionadas con las úlceras venosas.

 

Una úlcera venosa es una lesión, habitualmente se localiza bajo la rodilla, su duración suele ser mayor de cuatro semanas. La gran mayoría de las úlceras de extremidades inferiores son venosas. Una úlcera venosa habitualmente se localiza en la cara medial de la pierna, por sobre el maléolo tibial, en el tercio inferior de la pierna, dado que en esa zona es el trayecto de la vena safena. 

 

Para poder conocer un poco más de este tipo de lesión y cuál es el tratamiento a seguir, nos comunicamos con la Sra. Ximena Pedemonte Tiska, Enfermera con Post Título en Curación de Úlceras y Heridas, del Centro Médico CEDIMED y quien se ha especializado en el tratamiento de este tipo de lesión. La profesional nos señala que “la etiología de esta lesión es la insuficiencia venosa superficial en la mayoría de los casos, o del sistema venoso profundo de las extremidades inferiores”.

“Se producen por tener insuficiencia del sistema venoso de las extremidades, lo que hace que se produzca una hipertensión venosa lo que ocasiona daño al vaso sanguíneo liberándose varias sustancias que afectan la oxigenación y nutrición del tejido, lo que lleva al daño de la piel, comenzando por una hiperpigmentación, es decir la piel cambia de color a un color gris negruzco para continuar con eczema y finalmente acartonamiento, sobre el cual se produce la úlcera”.

Los pacientes con úlcera venosa permanecen por muchos años con esta patología. En estimaciones de la población chilena, 160.000 aproximadamente presentan úlceras crónicas de pierna y requieren tratamiento, que corresponde entre 1 y 2% de la población, el 70% de ellos son úlceras venosas, 33% están activas.

Al ser consultada sobre el tratamiento a seguir, la enfermera, nos dice “la úlcera venosa debe ser tratada de manera integral, partiendo por la evaluación del médico general o especialista (cirujano vascular) quien realizará el diagnóstico y el tratamiento médico de la enfermedad, derivando al usuario al profesional de enfermería para que realice la curación avanzada con sistemas compresivos”.

Señala también que “en las personas con insuficiencia venosa superficial, la que es símil a la enfermedad varicosa, los factores de riesgo son, la edad (a mayor edad, mayor riesgo), bipedestación prolongada (trabajo de pie), obesidad, embarazos, sedentarismo y finalmente factores hereditarios”.

No es tan fácil identificar una vena defectuosa. Para ello se emplea la Ecotomografía Doppler que es el examen de excelencia para estudiar una úlcera venosa; permite evaluar las venas profundas, las superficiales y las perforantes.

 

“Una úlcera venosa puede afectar la calidad de vida, ya que si no se utiliza el sistema compresivo para la curación, la úlcera permanece crónica por años, con mal olor, dolor y exudado, lo que impide desempeñarse normalmente en la vida, ausentismo laboral y aislamiento social, además se expone a presentar infecciones recurrentes, sin embargo es posible prevenir la aparición de una úlcera venosa, realizando ejercicios que mantengan activa la bomba muscular, formada por los músculos de la pantorrilla, además de utilizar medias de compresión graduada cuando se trabaja en bipedestación, tener una alimentación sana, de acuerdo a pautas indicadas por el profesional, evitar hábitos sedentarios, mantener peso adecuado a la talla, usar zapato adecuado evitando el taco alto, mantener la piel hidratada con cremas humectantes. Movilización precoz después de una cirugía y uso de medias de compresión durante la cirugía”, concluye la profesional.